En el  foro sobre desarrollo territorial y las  políticas ambientales en Neiva, organizado por la Universidad CUN, se resaltó la responsabilidad de cuidar los recursos del presente para garantizar el futuro.

Frente al notable crecimiento y expansión de la ciudad que trae consigo problemas ambientales, surge el reto de pensar la ciudad capital del Huila. Diversos representantes de sector argumentaron su visión sobre la planificación del desarrollo en relación aristas como el cuidado ambiental, licencias en zonas ambientales e hídricas, la  movilidad, vertimientos y el río Magdalena, 

Neiva es una ciudad que cuenta con 93 asentamientos y valiosos ecosistemas hídricos.  La  secretaria de Medio Ambiente, Gloria Amparo Gutiérrez manifestó que en Neiva es una ciudad de desorden y caos, donde no existe una cultura para cumplir las normas. “El desbordado crecimiento de asentamientos hace que se tomen y no respeten los 30 metros de  ronda, zonas de protección que debe tener las fuentes hídricas”,  puntualizó la funcionaria. Así mismo sostuvo que hay negociantes de la necesidad de la gente, personas que hacen cambuches para vender mejoras o hacen un rancho en tiempo de invierno para cobrar beneficios. 

Para la concejal, Leyla Rincón el asunto es más profundo, ya  que con la expansión urbana, se evidencia que en la ciudad no hay seguridad territorial, puesto que las comunidades quieren habitar el espacio de la naturaleza. “No es lo mismo conservar un humedal con 30 metros en Bogotá que en Neiva, no son normas diferencias y no se respeta el espacio de acuerdo a la necesidad”.

 El representante del  sector de las ONG,  Fernando Martínez el claro que frente a la sobrepoblación que demanda vivienda, no ha habido planificación nacional. “En Neiva no tenemos ordenado el territorio, el Plan de Ordenamiento Territorial, POT debe establecer las zonas de protección ambiental y hay que capacitar al ciudadano para la preservación de las rondas, ríos y humedales, así no se vayan acabando”.

Según el representante de la CAM,  John Fredy Estupiñán,  legalmente se establece que las rondas son de 30 metros como determinante ambiental, ese uso es responsabilidad del municipio, “es un espacio público que nadie se responsabiliza de él”.

Por su parte Jairo García de la Sociedad de Arquitectos del Huila, es claro en la necesidad de medir el desarrollo y tamaño de la ciudad, por lo tanto se  ha fallado en temas de ordenamiento y crecimiento desmedido, “hay preservar, pero lo más importante es dar una medida a la ciudad. Racionalizar el ampliamiento y desarrollo de la ciudad”.

PTAR una necesidad pendiente

Neiva pese a que es capital de departamento no cuenta con una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, PTAR. Frente a esto la concejal, Leyla Rincón sostuvo, “Somos una vergüenza entregamos el agua contaminada al Magdalena”.

Efectivamente el agua contaminada de Neiva es vertida al Magdalena sin ningún tipo de tratamiento. Según Gloria Amparo Gutiérrez, no hay Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, pese a que la norma nacional lo obliga, “la comunidad se opone a tener en la cercanía de su barrio esta planta”.  Sin embargo, el otro problema es el alto costo del proyecto para lograr ser financiado, más con el crecimiento de la ciudad en la que no bastaría una sola planta y existe la necesidad de construir otras dos,  en  el norte y sur.

El suministro del agua es otro asunto vital en la planificación de la ciudad, pese a  Gloria Amparo Gutiérrez manifestó que en Neiva no hay problemas de desabastecimiento de agua. El riesgo es inminente, pues  el consumo es superior al que necesitamos. “hay una zona de `protección de la reserva  en las Ceibas  que nos permite garantizar el suministro”, afirmó la funcionaria.

Si bien existe El Plan de Ordenación y Manejo de la Cuenca del Río Las Ceibas, Leyla Rincón aseguró que quedó abierta la puerta para la explotación  minero energética en esta zona, “Sigue siendo una amenaza”.  

Por eso el arquitecto Jairo García es en enfático en señalar que la  sostenibilidad  en lo ambiental es una necesidad, pero se trata de un manejo racional al uso del suelo para evitar la explotación inadecuada  de la tierra. 

Share on Myspace