Como un acto simbólico indígenas  derribaron  el monumento de Sebastián de Belalcázar en el Morro en Popayán. 

Esta estatua en representación del conquistador, representaba para los indígenas una memoria hegemónica. Ya que se considera es el protagonista del sometimiento y asesinato de miles de indígenas en tiempo de colonización. El morro  es considerado como un sitio sagrado por indígenas.

“Nuestro Pueblo Indígena Misak se moviliza y derriba en Popayán la estatua de Sebastián de Belalcázar. Es su forma de reivindicar la memoria de ancestros asesinados y esclavizados por las élites”, manifestó la líder política, Martha Peralta Epieyu.

Los indígenas Misak del Cauca se movilizaron desde sus territorios  hasta Popayán para protestas  por la crisis, especialmente la ola de violencia armada que viven sus comunidades.

En el punto de la movilización hace presencia el Esmad, por lo que se hizo una alerta temprana. 

 

Este es el juicio que habría realizado la comunidad indígena contra Sebastián Moyano por los delitos de genocidio, despojo y desaparición física y cultural de los pueblos:

 

Publicado por Diana Mery Jembuél Morales en Miércoles, 16 de septiembre de 2020

*Fotos: Suministradas 

Share on Myspace