Pensadores latinoamericanos, miembros de organizaciones sociales y ambientalistas vienen construyendo de manera colectiva el  Pacto Ecosocial del Sur.

El pacto Ecosocial del Sur es parte de un dialogo de saberes que se viene realizando de manera virtual. Por eso se  articula a diversos movimientos y actores sociales, tal como la denominado la  Asamblea Virtual Ambiental Latinoamericana. 

En este escenario participan diversos actores y pensadores latinoamericanos como Arturo Escobar y Alberto Acosta. En aras de construir un pacto social, ecológico, económico e intercultural para américa latina. Un pacto que recoge las posibilidades que configuran nuevas formas del habitar, un habitar colectivo de la casa grande.

La integrante de la asamblea, Liliana León manifiesta que es un encuentro de propuestas emancipadoras desde el sur, tejido desde el ambientalismo popular, cuya fuerza inscribe en los territorios desde la diversidad.

Asamblea Virtual Ambiental Latinoamericana

Es  una iniciativa que surge de distintivos colectivos integrado en  Extinction Rebellion , un movimiento social mundial con fuerza en América Latina.  Desde el 2019 vienen realizando conversatorios para construir enlaces colectivos.  

Según Edwin Ama, se viene trabajando desde una idea que se trabajó en Argentina sobre la Asamblea de Vecinos Autoconvocados.  “Los ambientalistas se han incorporado en procesos y luchas de resistencia ambientalistas”, esto como formas de resistencia que también se han trasladado al escenario virtual. 

El proyecto asambleario que se replica en el movimiento latinoamericano, también se tomó como iniciativa de activistas y ambientalistas para sacar iniciar  la Ambiental Virtual y construir procesos de solidaridad. 

Ya se han realizado 10 asambleas, buscando una mayor articulación. Actualmente, se viene construyendo una articulación más amplía con el Pacto Ecosocial del Sur

Pacto Ecosocial

Este pacto nace como una iniciativa de diversos movimientos sociales para construir dinámicas sociales capaces de responder a y contrarrestar las dinámicas de reacomodo capitalista, concentración de riqueza y destrucción de ecosistemas que vemos surgir en medio de la crisis del COVID-19.

Es un pacto que recoge diversos puntos, entre ellos:  Transformación Tributaria Solidaria.  Anulación de las Deudas Externas de los Estados.  Creación de sistemas nacionales y locales de cuidado.  Una Renta Básica Universal.  Priorizar la Soberanía Alimentaria.  Construcción de economías y sociedades postextractivistas.  Recuperar y fortalecer espacios de información y comunicación desde la sociedad.  Autonomía y sostenibilidad de las sociedades locales. Por una integración regional y mundial soberana. 

Para Arturo Escobar el Pacto tiene una motivación que es la crisis del COVID-19, puso al desnudo una vez más los efectos negativos del modelo, acentuando la desigualdad y las afectaciones a la naturaleza con políticas extractivas. Esto generó una nueva conciencia sobre las posibilidades de acción para una transformación radical. “El pacto como un espacio de diálogo y conversación que puede aspirar articulaciones entre diversos colectivos y grupos sociales, el pacto es un horizonte de posibilidades para la acción y construir futuros posibles.

Este pacto tiene cuatro dimensiones, ya que aborda lo social, ecológico, económico e intercultural. Por lo tanto, es una visión integral hacia la justicias en todos los sentidos. “El pacto recoge las propuestas que vienen surgiendo desde abajo y con la tierra de los diversos colectivos”, puntualiza Escobar.

Marilyn Machado invita a reflexionar y resistir frente a diversas formas de violencia, por eso el pacto es un llamado desde las acciones. “Se presenta en momento fundamental, conversa en el sur global y un proceso en construir desde el debate y la acción colectiva”. 

Por su parte, Alberto  Acosta manifiesta que son los pueblos los que han hecho posible el Pacto, a partir de las múltiples luchas de resistencia y reexistencias. “este pacto se proyecta desde lo social, ecológico y económico, desde el sur hacia los otros seres del mundo”.

Acosta puntualiza que  no es un pacto con el poder y los gobierno, es un pacto desde abajo para enfrentar los poderes nacionales y transnacionales. Con este Pacto se hace un llamado al cambio del rumbo a partir del diálogo y sumar colectivamente. Transitar otros mundos para vivir con sostenibilidad y  dignidad. 

 

Share on Myspace