Una vendedora informal  para no ser nuevamente desalojada, se encadenó a una caseta de venta de comida y dulces. Pese a su resistencia y con lágrimas en los ojos, se sintió ultrajada por la fuerza utilizada para su desalojo. 

El  operativo de desalojo se cumplió  para la recuperación del espacio, en la carrera 15 entre calle 6b y 6c,   zona de venta de carros de segunda, cerca a La Estación del tren en Neiva.

La mujer, Luz Nadia Conde argumentó que de esa caseta y venta de comida como pasteles, deriva el sustento de su familia y la quieren otra vez desalojar sin que se le brinden las garantías de reubicación.

Conde ya había sido desalojada violentamente junto a  otras personas que tenía caseta de comida en la isla del parque Andino, zona en donde se vendían carros de segunda.  Testigos que estaban en el lugar manifestaron  su inconformismo  porque la mujer honradamente quiere trabajar y la persiguen para desalojarla.

En un nuevo punto,  la mujer  colocó recientemente  la caseta, invadiendo la zona del espacio público. Por esta razón una vez más fue  desalojada violentamente. Hasta el lugar llegó la fuerza pública y  según denunció de la mujer,  habrían agredido a su hija menor de edad y en estado de embarazo.

El procedimiento fue suspendido por unas horas porque la mujer se encadenó a la caseta, exigiendo  la presencia de la Defensoría del Pueblo y garantías para una reubicación, pidiendo se le brindaran  las condiciones para continuar con su actividad productiva.

Sin embargo, con la presencia de la Policía se cumplió la orden judicial, cortaron las cadenas y a la fuerza sacaron a Conde del lugar.

Share on Myspace