Después de varios hechos violentos, en lo que han resultado muertos  dos  líderes indígenas en el Cauca en los últimos meses. Las amenazas no paran.

En el 'Día Mundial contra las represas'  en varios puntos del departamento, los huilenses salieron a manifestar que rechazan la construcción de más represas en el Huila.

En el marco del Paro Nacional Agrario fueron múltiples los casos de detenciones arbitrarias, esto con el fin de enviar a la gente a la cárcel a toda cuesta y criminalizar la protesta social. Mientras esto sucede, el Ministerio de Defensa anuncia una nueva ley para judicializar a quienes usen capuchas en las protestas.

Grupos paramilitares y de Bacrim vienen  ocupando territorios, generando muertes y miedo. En un escenario de paz, les  preocupa a las comunidades la paz territorial que garantice una política de respeto por la vida para que otros grupos armados ilegales, no sigan generando muerte.

Unos 60 hombres del Esmad llegaron a repeler la protesta de encapuchados de la Usco que sobre las 11 y media de la mañana salieron a bloquear la vía con piedras y barricadas. Luego de una hora de enfrentamientos, llegaron por lo menos unas 50 unidades más del escuadrón antimotines. Más de cuatro  horas duraron  los choques  y hubo una alarma por el ingreso del Esmad a las instalaciones de la Surcolombiana.

Precarias condiciones laborales ubican a Colombia como uno de los lugares peores para trabajar.

Mientras el Gobierno Nacional no quiere reconocer la existencia de un Paro Nacional Agrario y Popular, su única respuesta ha sido militar por medio de la represión. Dos zonas que ya cumple 8 días de paro y en la que las movilizaciones han sido contundentes se encuentra bajo el control militar, altamente militarizadas sembrando el terror y la zozobra; sin embargo la movilización social en Tunja logró romper el cerco militar.

En el marco del Día de  los  Trabajadores, se vislumbra que en el departamento las empresas Comfamiliar y Medilaser son responsables de persecución a los trabajadores sindicalizados.

El Gobierno Nacional impulsa una masacre ordenando que se dispare abiertamente contra los campesinos en el Catatumbo que llevan más de 16 días en protesta, ya van 4 muertos y más de 15 heridos por la opresión del Estado.

Una vez más como el paro pasado, el gobierno a cambio de no negociar pone todo su aparato militar para reprimir la movilización de los campesinos.

Calles vacías y votantes contados con los dedos de la mano fue el panorama durante la jornada de elecciones atípicas en el Departamento. Primó el abstencionismo, solo un poco más del 27 por ciento fue la participación electoral.