Más 64 mil madres comunitarias del país entraron a paro indefinido, exigen garantías en sus derechos laborales y de los niños a su cargo.

 

Con plantones y marchas en varias ciudades del país, las madres comunitarias salieron una  vez más a la calle, llevan años exigiendo al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, garantías para su labor y mejores condiciones en seguridad social.

Las madres comunitarias tienen una  exigencia histórica sin cumplir, reclaman un salario digno y la posibilidad de pensión de muchas mujeres que cumplen más de 25 años al servicio de los niños del país. Además  denuncian la tercerización de la labor que prestan, entregando el servicio a operadores privados para terminar con los hogares.

De igual forma el paro es por la minuta que reciben para hacer alimentos, manifiestan que escasa y no alcanza para satisfacer los parámetros de alimentación de los niños a sus cargos.  Es así como denuncian que deben poner de su propio dinero para completar una buena alimentación para los niños, “Exigimos calidad y cantidad en la alimentación”.

El ICBF por su parte, sin resolver las demandas históricas, manifestó no van permitir  que los derechos de los niños y las niñas se vean vulnerados por el paro.

 

Share on Myspace