Durante la mañana del 1 de marzo, miembros de la Sijín allanaron sin orden judicial la sede de la Red Proyecto Sur, una organización social y juvenil defensora de Derechos Humanos que ha realizado el cubrimiento mediático del paro de caficultores, que ya cumple cinco días. La policía ingresó con el consentimiento de los integrantes de la organización y no encontró ninguna evidencia de las supuestas denuncias que aseguraban la existencia de artefactos explosivos en la propiedad.

Hacia las 11 de la mañana, más de 10 integrantes de la policía judicial llegaron a la sede de la Red Proyecto Sur a realizar el registro de la vivienda por presuntas denuncias de vecinos del sector por presunta fabricación de explosivos para infiltrar el paro cafetero. Los integrantes del cuerpo policial no presentaron ninguna orden para el procedimiento y amenazaron con derrumbar la puerta si no los dejaban ingresar. “Nosotras estábamos con unas compañeras en la casa cuando llegaron los policías de civil, nos mostraron los carnés y nos dijeron que venían a revisar la casa porque habían recibido llamadas de que aquí se había guardado elementos explosivos para llevar al paro cafetero. Ellos no tenían ninguna orden y nos dijeron que teníamos que abrir la puerta a las buenas o a las malas” aseguró María Inés Ule Muñoz.

Luego de algunos diálogos, los integrantes de la organización juvenil aceptaron voluntariamente el ingreso de la Sijín y solicitaron veeduría por parte de otras organizaciones defensoras de DDHH y del delegado de la Defensoría del Pueblo que se encontraban en el lugar. A la vivienda ingresaron 3 policías con un perro antiexplosivos acompañados por miembros de la Red Proyecto Sur, el CPDH y el Ministerio Público. Un policía permaneció en la puerta hasta el final del allanamiento. “Permitimos el ingreso voluntario de los policías porque nosotros no estábamos ocultando nada y no fabricamos explosivos, sólo somos defensores de derechos humanos y trabajamos con las comunidades menos favorecidas que hay en el país” dijo Darwin Gómez.

Iniciado el allanamiento dos policías más de la Sijín se acercaron a la puerta de la propiedad. Uno ingresó y el otro registró en video a familiares de los miembros de la Red y otros integrantes de Organizaciones Defensoras de Derechos Humanos que se encontraban afuera. Pasados más de 40 minutos los policías abandonaron la vivienda y dejaron constancia en el acta de no haber encontrado ninguna evidencia frente a las supuestas denuncias.

Desde el 25 de febrero la Red Proyecto Sur ha acompañado el paro de caficultores. A través de diferentes medios escritos y audiovisuales han denunciado los abusos de la fuerza pública contra los campesinos y la situación de crisis humanitaria que viven los manifestantes. “Lo que sucedió hoy en la Red muestra una persecución para quienes apoyamos los procesos sociales y principalmente para quienes apoyamos a los campesinos que están en el paro cafetero” agregó Darwin.

La red denunció que el 27 de febrero en el tercer día de movilización cafetera en la Barrio Villa Constanza en Neiva; en medio de la arremetida del Esmad a tempranas horas de la mañana, la fuerza pública impidió el acceso de Integrantes de la red y corresponsales de la agencia de Comunicación Colombia Informa. Actuado desafiante e intimidando a el equipo de acompañamiento, declarando que la prensa estaba infiltrando la movilización.

Organizaciones de derechos se pronuncian

Organizaciones de derechos que conocen el trabajo de la Red manifestaron que este hecho se da en el marco de la persecución a las organizaciones sociales, campesinas, indígenas y de comunidades negras que defienden los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales de las comunidades y su autonomía y visibilizan la situación de vulneración por parte de agentes del estado."Esta organización ha venido informando los graves atropellos que se han cometido en contra de las comunidades afectadas por la hidroeléctrica del Quimbo y ha denunciado en los últimos días los atropellos por parte de las autoridades y fuerza pública en contra de los campesinos y campesinas que se encuentran en el paro cafetero en el departamento del Huila. Información que ha servido para visibilizar lo que los medios masivos han ocultado acerca del abuso de autoridad".

El Colectivo estudiantil Digna Rabia, manifestó que esto por parte de la Fiscalía vulnera los derechos de sus integrantes y confirmando los mecanismos de persecución y represión por parte del estado a las organizaciones sociales que acompañan y aportan a los procesos de base, de construcción colectiva que día a día se fortalecen y unen en pro de un proyecto de país y vida digna para la sociedad. Las organizaciones llaman a que no se lleven más procedimientos arbitrarios de persecución a organizaciones sociales  y se garantice el derecho a la comunicación e información que se obstaculizando para que no se denuncie  la violación de derechos al campesinada. "Llamamos al respeto a la movilización social, y la protesta. Llamamos a la garantía y el respeto por el ejercicio social y al respeto por la construcción de alternativa políticas de poder ciudadano y popular". De igual forma se exigió a las autoridades de policía y de la Fiscalía General, una respuesta clara y oportuna del porque se procedió a un allanamiento en contra de la Red Proyecto Sur.

 

Producto audiovisual de la Red.

 

Artículo con información de Comunicaciones PAVIP

Share on Myspace