En el marco de la campaña nacional e internacional por la libertad de los prisioneros políticos en Colombia, se realizó en Neiva el Festival artístico, “Atrás las rejas” que permitió por medios de expresiones culturales y foros conocer sobre el panorama de los prisioneros.

La situación de criminalización y persecución política en este país es alarmante, son más de 9.500 presos políticos del régimen que gobierna el país. Mientras se desarrollaban estas actividades como parte de la Jornada Nacional de solidaridad con los presos políticos, se conoció de otro falso positivo judicial contra líder campesino, presidente de la Asociación de Campesinos de Las Piñuñas en Putumayo, Wilmar Madroñero acusado de Rebelión. Por eso la jornada nacional integra y articula una serie de acciones comunicativas, políticas y culturales de carácter colectivo para promover la solidaridad de la libertad para los prisioneros políticos en Colombia.

En esta jornada de solidaridad se reflejó uno de los casos más recientes, por el que se exige la libertad del líder sindical Huber Ballesteros detenido mientras era vocero del Paro Nacional Agrario. Otro de los casos más emblemáticos es el de cantautor de musical social, Carlos Lugo que cumple dos años detenido sin recibir sentencia. Estos son algunos de los muchos casos que evidencia la persecución, el montaje judicial, la estigmatización y el asesinato al que se ven sometido líderes sociales y políticos.

Esta campaña surge como iniciativa de solidaridad de diferentes organizaciones sociales y populares con el ánimo de visibilizar y denunciar la grave situación de derechos humanos que enfrentan Todos los prisioneros. Sometidos en muchos casos a condiciones indignas y a tratos denigrantes junto a sus familias.

Según Libardo Chilatra del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos (CPDH) Seccional Huila, son más de 140 mil los presos y de esto al menos 8 mil son por delitos políticos que se encuentran amontonados en las cárceles, “son parte de un sistema penal acusatoria arbitrario y desmedido que rige en Colombia, aquí no hay jurado de conciencia y toda persona que se encuentra sub júdice le toca enfrentar una realidad en la que el imputado se enfrenta ante todo el poderío de Estado”. Por eso frente a la judicialización y criminalización de la protesta social, por medio de la Ley de Seguridad Ciudadana y reforma al Código Penal, se exige garantías para la protesta, y la organización de los movimientos sociales y populares.

Yo te nombro Libertad… Atrás las rejas, prisiones políticos a la Calle es la proclama de la Jornada. “la situación de la señalización de organizaciones sociales y de acusar a ciudadanos de bien. Nos llena de fortaleza y nos dice que debemos continuar con esta labor en defensa de los derechos. Los familiares de los detenidos viven en carne propia este drama y por este es un mensaje de solidaridad a todos los compañeros presos”, puntualizó Libardo Chilatra. Agregando que hay casos como el de una mujer en Antioquia que ha sido condena a de 60 años de cárcel y Estado le sigue abriendo procesos.

Algunas de las situaciones que enfrentan los presos son la violación de garantías Judiciales, de derechos fundamentales, montajes judiciales, detención preventiva, traslado lejos de familia y negligencia médica. Por eso este Festival Académico – cultural tiene como objetivo la reflexión, el análisis, el acompañamiento y la visibilización de las precarias condiciones que atraviesa el sistema carcelario y penitenciario colombiano y que padecen las personas privadas de la libertad por razones políticas, que permita la construcción de un referente organizativo que impulse la lucha por el respeto de sus derechos fundamentales y por la construcción de una paz democrática.

 

Share on Myspace