Unos actores fundamentales para la construcción de la paz son los niños y las niñas, población muchas veces  vulnerada en sus derechos y pocas veces escuchada por los adultos.

El tratamiento informativo que le dan los medios de comunicación a temas étnicos, debe estar mediado por un manual de ética.